7 de junio de 2006

Penit, ¿ha pagado este señor la cuota?

Me gusta que me cuenten historias bonitas antes de dormirme.

Pero más me gustan las que me cuentan para despertar. El País

Despierten ya, amigos de IU, que se va a hacer tarde.

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

1 comentario:

  1. Hola majetes,

    a mi la verdad es que no me ha gustado demasiado el artículo. Os pongo aquí la contestación de Juan Ramon al artículo Un abrazo cariñoso del enchufe
    (http://blog.sindominio.net/blog/enchufe)



    AGUZAR EL OÍDO

    Tiene razón Moncho Alpuente, los leones sordos se comen a los inocentes, pero hay sorderas que no son fisiológicas, sino las de quienes no quieren oír y, en su caso, habría bastado que el señor Alpuente se hubiera puesto en contacto con Inés Sabanes para que, en su defensa, hubiese escrito un artículo más útil para la izquierda en su conjunto, y en la línea que su perspicacia nos tiene acostumbrados.

    Siempre es un riesgo opinar desde fuera sobre la vida interna de los partidos, y estoy convencido de que en el asunto de referencia no se apunta frívolamente el señor Alpuente a la socorrida tendencia por la cual los comunistas hemos sido los culpables de todos los males de la patria y hoy de los problemas que aquejan a IU como movimiento político y social por el que seguimos apostando lealmente. Utilizar la terminología “aparato” para designar las direcciones de las formaciones políticas en los que algunos seguimos empeñados en militar como expresión activa de nuestras posiciones ante el mundo que nos sigue tocando vivir, le hace un flaco favor a la política en su sentido más justo, legítimo y necesario en un momento de inédita ofensiva montaraz y prefascista de la derecha. El señor Alpuente, además de cometer ese error, ha caído, más por desconocimiento que por mala voluntad, en una aparatosa confusión de “aparatos” en lo que a IU y al PC de Madrid se refiere.

    En el proyecto plural que es IU, la posición del PCE no coincide con la de la señora Sabanes, que es la que sostiene una dirección federal en nuestro proyecto frente a la que muchos venimos siendo críticos hace tiempo, como lo venimos siendo con el “aparato” de la dirección madrileña de IU, entre los que se encuentran miembros de nuestro Partido, con cuyos métodos no coincidimos. El Partido Comunista de Madrid ha impulsado para el Ayuntamiento de la capital, junto a muchos afiliados a IU no comunistas, la candidatura de Virginia Díaz, ganadora moral y estatutaria de un proceso de elecciones primarias en la gran mayoría de los distritos de nuestra ciudad, que vamos a seguir apoyando hasta las últimas consecuencias. En relación a la Asamblea de Madrid, los comunistas organizados entorno a la política de nuestro Partido no sólo no hemos ido contra de la candidatura de Inés Sabanes, sino que guiados por la comprensión de que los métodos determinan la legitimidad de la política, la hemos avalado y apoyado en muchas de las asambleas locales de IU en las que influimos, en razón de que pudo ser la candidata natural de los comunistas y no comunistas críticos con la actual dirección de IU-CM, extremo que la propia señora Sabanes rechazó en función de su apoyo incondicional a las posiciones de Gaspar Llamazares.

    Entre el “aparatismo” de unos y el sectarismo de otros, el PCM ha hecho lo que viene haciendo hace tiempo: intentar buscar alternativas en IU para su relanzamiento político, para la recuperación de la confianza ciudadana en nuestro proyecto como garante de que, a través del reequilibrio de la izquierda madrileña, pueda ser posible llevar a cabo en Madrid y en su región políticas de izquierdas como la que necesitan la mayoría de sus ciudadanos. El Partido Comunista de Madrid, que no ha presentado a estas primarias de cabecera de listas candidatura alguna, ha apoyado y seguirá apoyando la citada candidatura de Virginia Díaz al Ayuntamiento de Madrid; ha hecho, en suma, lo que legítimamente le corresponde en un proceso de candidaturas que, como siempre, no constituye el centro de sus preocupaciones, que siguen siendo, entre otras, denunciar la reforma laboral que amenaza de nuevo a la clase trabajadora en un momento en que las condiciones económicas del país no la justifican; seguir a la ofensiva contra la presencia de las tropas en Afganistán e intentar el crecimiento del más que incipiente movimiento por la Tercera República.

    Juan Ramón Sanz, Secretario Gral. PCM.

    ResponderEliminar