10 de abril de 2006

SI YO FUERA RICA....


Después de seguir los escándalos de marbella, y en claro estado de alucine, me pregunto... ¿que clase de persona quiere tener una jirafa embalsamada en casa? ¿que clase de casa hay que tener para poder albergar semejante adorno? y sobre todo.... ¿donde se consigue una jirafa embalsamada?

Quien no ha hecho alguna vez en su vida ese maravilloso ejercicio de imaginación que pasa por pensar muy, muy, muy seriamente en que invertiríamos las cantidades de dinero de que dispondríamos si fueramos ricos.

No valen purezas ideológicas de yo nunca lo pensé porque yo no quiero ser rico, ni siquiera nos vale que cuando lo hemos pensado hemos deseado dedicar nuestra riqueza a acabar con alguna lacra social o financiar alguna causa noble...NO!!!.

Todo el mundo alguna vez en la vida ha dicho pues yo...me compraría una furgoneta de esas de hippies y recorrería el mundo hasta que se me acabara el dinero. O el clásico de.... me compraría un descapotable y me pasaría el día vacilando...

En fin, múltiples son las respuestas, y multiples los motivos para la elección, está el chulo playa que evidentemente quiere un descapotable para ser más chulo e insoportable aún, está el friki que invetiría en la crionización de su cuerpo, está el soñador que invertiría en un viaje a la luna... pero ¿que clase de persona ante esta tesitura dice....? Pues yo, si fuera muy muy muy rico, gastaría mi dinero en tener en casa, animales exóticos embalsamados ¿?

Me gustaría que alguien me ayudara a salir de mi asombro, y me dijera, pues mira, yo de pequeño, tenía un amiguito, un poco raro, pero era amigo, que dijo eso, y a todos nos pareció una broma hasta que apareció en la prensa que lo llevaban preso, de haberlo sabido habriamos mantenido la amistad, imagina los regalos que puede hacer un amigo así.

Pero es que no puede ser, es que a nadie se le ocurre en su tierna infancia que si va a ser rico se gastará su dinero en eso, y entonces... me pregunto yo, en que momento a uno se le pasa tanto la rosca o le sobra tanto dinero que se le ocurre, así, pensando pensando.....

mira tu... en estos 100 mettros cuadrados que me sobran de salon quedaría chulísimo una jirafa embalsamada.... que no?

y claro, llegados este punto, que ya es chungo llegar... como coño lo compras¿?
es que no creo que en el mercadillo de los jueves de marbella se vendan estas cosas al grito de...grande, muerta, pero jugosa, jirafa embalsamada, corre niña que me las quitan de las manos¿?

Auque ya se sabe que el ser humano nunca deja de sorprendernos.. y el animal especulativo ni te cuento. Ver para creer


Espero que alguien me oriente en mis dudas, y para que no haya duda, yo si fuera rica compraría pistolas de agua, porque ya se sabe que...

el pueblo armado jamás será aplastado.
(a menos que te lancen con catapulta un elefante embalsamado pero eso ya... será otra historia. )

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. No, y aluego está el tema de los techos. ¿Qué altura de techos hace falta para tener ese animalito en casa? Porque, por muy quieto que esté, pues seguro que necesita un bujerito en la escayola.

    ResponderEliminar
  3. No hay nada peor que un hortera con dinero. Fuera bromas, este hombre era un ostentoso y además tenía un gusto horrible. Pero por encima de todo era un "chorizo", y espero que se pase en la cárcel mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y no había una habitación de 300 m2 para poner un excalectric?

    Yo es que no entiendo a estos corruptos...

    ResponderEliminar
  5. El tema es deprimente, tenemos unos mafiosos que son un horror, ni para mafiosos valen, y más ahora, que está de moda “El Padrino”, que hay que ver, qué estilo, qué elegancia irradiaba ese Don Vito acariciando el gato, qué fiestas, qué esmoquins y qué orquestas de swing...

    Los nuestros son horteras y zafios, ellos con tripa y ellas oxigenadas, los labios siliconados y en el cuello el Cristo de Dalí de oro macizo, a ellos les sobran los tres últimos botones de la camisa, que no se abrochan nunca, y no es lo malo que ellas se dejen anestesiar para que les succionen a jeringazos una docena de kilos, lo malo es que todo dios se entera, la ordinariez personificada.

    No digo que el delito hubiese sido menor, pero si al menos las imágenes de las mansiones de Marbella hubiesen incluido panorámicas de salones con modiglianis o dureros ( siempre lejos del wc, claro ) o una de esas bibliotecas abarrotadas de libros raros y códices sustraídos de los museos de tercera, o sobre los muebles imperio custodias sacadas por las buenas de ermitas abandonadas, pues bueno, la gravedad sería la misma, pero la calidad del fruto delito sería un espectáculo estético.

    Pero lo de las jirafas...

    Bueno; que sólo era una, dicen, y una cabeza de elefante y dos leonas, amén de los cuernos de nosecuantos bichos, que qué me dices de los cuernos, que hay que sacarse una foto con esos cuernos.

    Qué vergüenza, Señor, y lo ha visto todo el mundo, yo que me reía de los arreglos florales de los chinos...

    ResponderEliminar
  6. ¡Y el Miró en el baño! ¿Para relajar esfínteres lo tenía, pregunto angustiado?

    ResponderEliminar
  7. Acabo de descubrir vuestro blog y con vuestro permiso me pasaré por aquí de vez en cuando.

    En cuanto a la jirafa, ¿qué hay que decir? Está claro que la falta de escrúpulos se mueve en todas las direcciones. Quién es un cabrón para una cosa, es muy probable que lo sea para otras, para no respetar el arte ni mucho menos la naturaleza.

    ResponderEliminar
  8. Ya era hora de que lo dijera alguien.

    ResponderEliminar
  9. Yo lo de las jirafas y los bichos y tal, todo en plan escenas de caza salvaje en la sabana, lo veo claro: el tipo éste se montaba orgías en estos escenarios, irrumpiendo en taparrabos gritando como Weismuller y saltando sobre las odaliscas de pago en tanga de leopardo. Previamente a esta "juerga" el zagal se habría esnifado cuarto y mitad de kilo de farlopa para "ir cogiendo el ritmillo". Son tan predecibles estos garrulos...

    ResponderEliminar