18 de diciembre de 2007

Nosotras parimos, nosotras decidimos.


Quizá para muchas personas que se consideran pos modernas en la política este tipo de frases les suenen a consignas manidas y superadas, pero por desgracia son de absoluta actualidad y es imprescindibles que las mujeres las recuperemos.


Desde la primera victoria del PSOE en este país, las organizaciones feministas han venido reclamando a los sucesivos gobiernos que se regule el derecho que debe asistir a todas las mujeres, a decidir sobre su propia maternidad y por supuesto sexualidad, por desgracia para todas nosotras no sólo se ha querido mirar para otro lado de manera permanente sino que además se ha tendido a poner por encima los intereses e inquietudes de instituciones como la Iglesia o los colegios profesionales médicos de los legítimos derechos de las mujeres, de todas las mujeres.


En mi opinión es un insulto a todas las mujeres de este país que se hagan leyes promoviendo la igualdad de oportunidades, que el presidente aparezca en la televisión al grito de ista, ista, zapatero feminista y sin embargo no se articulen sistemas legales que asistan al derecho individual de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo.


Es un insulto porque es asumir que la mujer no tiene capacidad propia de decisión sobre su maternidad, sino que hay un interés superior, llámese iglesia, llámese sociedad, llámese familia que no puede permitir el libre ejercicio de los derechos de las mujeres, en definitiva es tratar a las mujeres como seres menores de edad.


Por suerte para mi, la organización en la que milito, IU, me ha hecho una vez más sentirme orgullosa de pertenecer a la misma presentando en el congreso una iniciativa de urgencia que exige el reconocimiento y protección del derecho de la mujer a decidir sobre su propia maternidad con las debidas garantías legales, sociales y sanitarias, procediendo para ello a las oportunas reformas del Código Penal que nos permitan evolucionar hacia un sistema de plazos.


Creo que es fundamental que todas las mujeres orgullosas de serlo y convencidas de que nadie más que nosotras mismas debemos decidir y actuar sobre nuestra maternidad debemos plantarnos ante la permanente actitud paternalista del PSOE y gritarles que no vamos a seguir esperando por nuestros derechos.




No se olviden de pasar por ella y echar una firmita.

5 comentarios:

  1. Anónimo4:33 p. m.

    Dices que hay que anteponer los derechos de las mujeres sobre los de la iglesia, totalmente de acuerdo, pero hemos de pensar que aqui estamos hablando de fetos vivos, que diferencia hay entre un feto de 8 meses y un recien nacido?, es licito que una madre mate a su hijo recien nacido porque es suyo?, Hay que huir de mitos y reflexionar, y lo dice una mujer que se considera de izquierdas.

    Agustina

    ResponderEliminar
  2. ¿es lícito que la ley condene a una mujer por decidir no tener un hijo?

    No tengo mito alguno y reflexiono todo lo que puedo, sinceramente no creo que se deba centrar el debate en un feto de 8 meses por que son los menos, y tampoco creo que podamos simplificar en que se mata un feto, creo que se debe tener derecho a decidir sobre el futuro propio y la maternidad, hay multitutd de casuisticas que se me ocurren por las que un feo de 8 meses no termine naciendo, hay que querer entender que el derecho de la decisión es de la mujer y hay que protegerlo, no se habla de asesinas en serie sino de derecho de decision.

    ResponderEliminar
  3. Hilario Ideas11:35 a. m.

    Para empezar quiero confirmar que hay un interés superior, incluso a la propia mujer, que es el interés de supervivencia de un nuevo ser que, aunque no puede decidir sobre si quiere vivir o no, la madre en absoluto está legitimada para quitarle la vida. Al igual que a tu madre ahora no le ampara ningún derecho a quitártela a tí, a pesar de haber sobrepasado los 10 cms de tamaño.


    La madre tiene derecho a no quedarse con el hijo si es una carga tan cruel para ella y dificil de soportar, hay soluciones como la adopción. Pero en ningún caso ningún ser humano puede quitar la vida a otro ser humano por muy pequeño o inconsciente que sea. Entiendo que el materialismo dialéctico en la que muchos jóvenes os arropais lo ampara, pero esto es algo más que una ideología, es una cuestión de dignidad del ser humano.

    Vivimos una sociedad-basura que ha hecho del aborto una forma primitiva de anticoncepción. Existe una maldad reinante, maldad de quien no se alarma con 100.000 abortos anuales.
    Algunos no les impacta hablar de máquinas trituradoras de fetos de 30 semanas o ver las fotos de los cuerpecitos troceados.
    Gente primitiva, gente salvaje, que considera el aborto antes un derecho que un delito. Por desgracia, la cuestión del aborto es algo más que una cuestión ideológica; nos impele a todos a tomar partido. Nadie que se llame humano puede presenciar un asesinato y encogerse de hombros.

    hilarioideas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que hay que distinguir dos cosas: una es que el aborto es un asesinato de un ser sobre el que la madre no tiene derecho sólo porque parte del desarrollo la haga dentro de su vientre; pero también hay que ver que detrás de cada aborto hay un drama personal, no se trata de un crimen a sangre fría. El aborto no es la solución, y las políticas deben de ser de prevención y de ayuda.
    Una puntualización: la ley no condena a las mujeres por "decidir no tener un hijo", sino por eliminar a ese hijo antes de nacer (y no a las mujeres, sino a los médicos y demás personal abortista). Cuidado con el lenguaje, hay que llamar a las cosas por su nombre.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno, todo el que discrepe de ciertas ideas es un salvaje, genial.

    A las cosas por su nombre, los mismos que os encendeis y asutais con esos "asesinatos" evitais que haya unas buenas políticas preventivas que no hagan del aborto un metodo anticonceptivo.

    Desde luego un aborto no es una paso agradable para una mujer, y digo bien mujer y no madre, y estoy absolutamente convencida que todas las que sabemos que no queremos tener hijos ponemos todos los medios a nuestro alcance para evitarlo ahora bien si todo, absolutamente todo me falla, exijo mi derecho a ser tratada como un ser adulto e independiente con capacidad suficiente para decidir sobre lo que sucede en mi cuerpo y no tener detrás una sociedad moralista y unas leyes represoras que conciben el cuerpo femenino como incubadoras de bebes.

    Si se quiere reducir los abortos hagase más por la educación sexual y menos por las moralinas, y el interés superior de algo no vivo es poco defendible, de la misma manera que no se puede matar algo que no ha nacido es un sinsentido.

    Y.. una observación de la que me acabo de percatar, las dos personas que debatis conmigo en este post soys hombres no??. Lo siento chicos repito la entradita NOSOTRAS PARIMOS NOSOTRAS DECIDIMOS.

    ResponderEliminar