14 de diciembre de 2007

Persecución moral antiabortista.

En los últimos días se han venido produciendo diversas noticias sobre las irregularidades de las clínicas ginecológicas que realizan Interrupciones Voluntarias del Embarazo en Madrid, para muchos lectores será entendible que la comunidad de Madrid actúe sobre irregularidades médicas, sin embargo cada vez se hace más evidente que no existen esas irregularidades y que una vez más, se viste de acción legal las acciones ideológicas de la Comunidad de Madrid.

No es un secreto que desde que Esperanza Aguirre fue nombrada presidenta de la Comunidad de Madrid se ha intensificado una política dirigida a perseguir el aborto y desmantelar los programas de educación sexual en nuestra comunidad. Ejemplo de ello son las sucesivas ocasiones en las que se retiran subvenciones a entidades que trabajan la educación sexual desde planteamientos progresistas de prevención de enfermedades, embarazos no deseados y del ejercicio de la sexualidad con responsabilidad, pero también con libertad, en favor de entidades antiabortistas que lejos de prevenir los embarazos no deseados en adolescentes, promueven programas destinados a promover la culpabilidad moral ante el embarazo.

Quizá parezca poco importante este cambio de política, pero la realidad es que cada vez aumentan más los embarazos no deseados entre adolescentes y las prácticas sexuales no sanas, con el consiguiente aumento del contagio de enfermedades de transmisión sexual.

No contentos con esto se inicia ahora una persecución moralista contra las clínicas que practican abortos, persecución que, como ya ocurriera en el caso Severo Ochoa, se viste de denuncias legales sobre supuestas irregularidades médicas, el caso del Hospital de Leganés, ha evidenciado que la filosofía de denuncia que aunque nada pruebes el daño ya está hecho, les ha funcionado perfectamente, en esta ocasión se duplica la gravedad de los hechos porque, además del desprestigio de las clínicas y la campaña antiabortista que suponen estas denuncias, lo que hace la comunidad de Madrid es dar amparo a los radicales de la moral que se creen con derecho a amenazar y agredir a los profesionales de estos centros.

Una vez más, el PP despliega sus radicalismos morales con artimañas legales y burocráticas y se desentiende de la responsabilidad que eso genera sobre los fascistas que han decidido que no es respetable la práctica y defensa del derecho de las mujeres al aborto y que en base a esa no respetabilidad tienen derecho a que las mujeres que luchan por el mismo vivan amenazadas y con miedo, por supuesto la protección de estas personas no parece que preocupe a la comunidad, a jueces o policías.

El colmo de esto es la hipocresía que demuestra la administración sanitaria siendo la primera que deriva a estas clínicas la práctica de IVE, pagando interrupciones que se acogen a ley y por tanto a derechos, que piensan hacer cuando ya no haya clínicas a las que derivar y la seguridad social no practique IVE, obligar a las mujeres a tener hijos no deseados?, como ven, un plan muy democrático y responsable por su parte.

6 comentarios:

  1. Como bien se decía...


    "Yo aborto,
    Tú abotas...
    TODAS CALLAMOS"


    un saludo

    PD: "nada que explicar" S.A. (canción)

    ResponderEliminar
  2. Estoy a favor del aborto, siempre que se haga dentro de los límites legales establecidos. El que se generalice, desde determinados sectores, utilizando lo acontecido en determinadas clínicas para reabrir el debate, metiendo en el mismo saco a todas las clínicas, es un dato significativo a la hora de valorar qué hay de fondo en esta nueva "persecución" de una práctica amparada por la ley. Felicidades por tu artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:13 p. m.

    vai-te foder

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:58 a. m.

    No logro entender que os pasa a los progresistas. Me consta vuestro "interés" por las políticas sociales, vuestra lucha contra la pena de muerte en Estados Unidos (aplicadas a asesinos y con juicio previo) y vuestra demagogia de defender a los más desfavorecidos, sin embargo, el más débil, el más indefenso, el más dependiente de todos los seres no os parece digno de amparar. Para colmo argumentáis los derechos de la madre, presentándola poco menos que como una pobre víctima indefensa no se sabe muy bien frente a qué.
    Te voy a explicar un poco en que consiste esta peculiar pena de muerte a través del aborto de succión, método que se explica en los manuales sobre el aborto.
    La pequeña niña tenía 10 semanas de vida y era muy activa. Podíamos verla en sus juegos moviéndose, volviéndose y chupándose el dedo pulgar. Se Podía ver su pulso normal de 120 pulsaciones por minuto. Cuando el primer instrumento tocó la pared uterina, la niña se replegó inmediatamente y su pulso aumentó considerablemente. El cuerpo de la niña no había sido tocado por ningún instrumento, pero ella sabía que algo estaba tratando de invadir su santuario.
    Se observaba con horror cómo maltrataban y descuartizaban a este pequeño e inocente ser humano. Primero la espina dorsal, luego la pierna, pieza por pieza. En medio de violentas convulsiones la niña vivió todo este trágico proceso tratando de esquivar el instrumento cortante. El bebé echó su cabeza hacia atrás y abrió su boca en lo que se llama “un grito silencioso”. Antes de la tortura que acabaría con su vida, sus pulsaciones habían llegado a más de 200, porque sentía miedo.
    El aborto por succión que te he descrito es sólo uno de los métodos de aborto. Hay otras penas de muerte o métodos peores que también destruyen y le causan intenso dolor al bebé que se aloja en el vientre materno. No entiendo porqué los progresistas estáis tan orgullosos con vuestro derecho al aborto.

    ResponderEliminar
  5. En referencia al post de respuesta de anónimo me gustaría que se fuera un poquito más riguroso y menos "sensacionalista" a la hora de trasmitir la opinión, que es eso de una niña con 10 semanas?

    Con diez semanas no se identifica el sexo del embrión, es más mide 4 cm, la definición de sus extremidades hace dificil pensar que pueda chuparse el dedo y mucho menos abrir la boca para gritar. Conozco los métodos de aborto, yo y todas las feministas que reclamamos el derecho a decidir no significa que queramos estar todo el día abortando que es lo que parece quereis decir los moralistas de este tema.

    Este derecho no se reclama desde la posición victimista sino desde la lógica aplastante de que es la mujer la que debe decidir sobre su maternidad y su cuerpo, igual que en coherencia los progres defendemos la eutanasia.

    ResponderEliminar
  6. Esto es de un aborto de 10 semanas, lo he encontrado fácilmente con google. Te aconsejo que no lo veas si eres sensible. Si lo consigues ver y sigues pensando que no es una persona, pues lo siento por tí casi tanto como por la criatura.

    http://www.vidahumana.org/images/babies/08_10.jpg

    Luego, me considero una persona de izquierdas. No creo en Dios y mucho menos en la iglesia. Considero a las mujeres iguales que a los hombres. Estoy a favor de los anticonceptivos así como de la eutanasia y hasta soy republicano. Pero triturar o quemar una criatura quando no hay peligro para la salud de la madre me parece una brutalidad. Lo siento, seré demasiado sensible o un protofacha.

    Un saludo.

    ResponderEliminar