28 de enero de 2008

Esperanza y Lamela dimisión

Dos años después del inicio del caso Severo Ochoa por fin los jueces dan la razón a quien desde el principio era evidente que la tenía, los médicos.

Desde el principio de las supuestas denuncias que utilizó Lamela y Esperanza Aguirre en su particular desmantelamiento contra la sanidad pública, múltiples han sido las voces que han denunciado lo incongruente, interesado y manipulador de las actuaciones que ha desarrollado la comunidad de Madrid, como múltiples han sido las voces de solidaridad y apoyo con los profesionales que, a pesar del permanente abandono a los que les somete la comunidad de Madrid, siguen adelante con su trabajo.

Por fin, ya no hay opiniones que dar, ya no hay posiciones políticas que defender, por fin la verdad, la que siempre defendieron los profesionales del Severo Ochoa, se ha impuesto.

Correspondería ahora que, con la misma celeridad que los responsables políticos de entonces cesaron al doctor Montes de sus responsabilidades, asuman ahora las que les corresponden.

Si Lamela y Esperanza Aguirre tuvieran dignidad política dimitirían de sus cargos, ésto, no eliminaría los innumerables sufrimientos personales y profesionales que han tenido que padecer el equipo médico del hospital, pero al menos cumpliría con lo mínimo que se les puede exigir a los responsables políticos; coherencia y responsabilidad. Por desgracia en este país nadie dimite, aunque en sus errores arrasen con el bienestar ajeno.

Por lo menos, la dignidad profesional y personal que nunca debió ponerse en duda, ha quedado tan intachable como siempre se mereció. Sólo queda felicitarse por la admirable lucha de todos los profesionales del hospital y por su enorme victoria, enhorabuena.

11 comentarios:

  1. Tienen que dimitir, sí. Pero después deben ser juzgados: no se puede poner patas arriba la Sanidad Pública, no se puede tener amenazados a todos los médicos, no se puede generar una psicosis que impida que los moribundos sean privados del dolor,...
    Pero sobre todo no se puede acusar de 400 homicidios a un equipo de buenas personas, sin recibir una condena judicial. Y con ellos los periodistas mercenarios que acuñaron divertidas expresiones como "Sendero Luminoso" o "Doctor Muerte".
    Esa gentuza debe ser juzgada y condenada

    ResponderEliminar
  2. Ni van a dimitir ni van a ser juzgados. Por desgracia comenzamos a acostumbrarnos al todo vale de esta derecha cerril.

    Han producido dolor e intentado desprestigiar a buenos profesionales de la sanidad, han puesto en tela de juicio a la propia sanidad pública mientras por otra parte se dedicaban a inaugurar hospitales en obra entregados a la iniciativa privada. No me pilla de sorpresa, son los mismos que han estado durante años poniendo en tela de juicio las Instituciones del Estado y a sus fuerzas de seguridad, sembrando torticeras teorías de conspiración en torno al 11-M o utilizando de forma barriobajera la lucha antiterrorista como ariete contra el Gobierno.

    Son los mismos que mintieron para colocarnos en la guerra de IRAK y para dar un golpe de estado de guante blanco en la Comunidad de Madrid.

    Son los mismos, pero parece que a muchos les cuesta trabajo identificarles.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hilario Ideas1:06 p. m.

    No hubo mala praxis médica pero me puedes explicar ¿porqué desde que el doctor Montes no está dirigiendo el servicio de Urgencias, han bajado las muertes más de un 55 por ciento en ese servicio?.

    En 2005, año en que fue destituido Luis Montes de su cargo, hubo 144 muertes, mientras que en 2006 esta cifra disminuyó hasta las 71 y en 2007 fallecieron 99 pecientes.

    Necesito aclaración urgente.


    hilarioideas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Es que no les queda cara que puedan dar, ni una ni otro.

    ResponderEliminar
  5. Hilario Ideas2:21 p. m.

    Cuando conocílo que estaba ocurriendo con las sedaciones en las Urgencias del Severo Ochoa, no pregunté por la adscripción política del pequeño grupo de médicos que, según mis fuentes, llevaba a cabo prácticas irregulares. Sencillamente, no era de interés para el caso. En parecida situación de ignorancia respecto a ese punto debía de encontrarse el secretario general del partido Socialista de Madrid, Rafael Simancas, cuando habló, en marzo de 2005, de "una supuesta práctica continua de eutanasia activa" en aquel hospital, tildó de "extraordinaria gravedad" los hechos y pidió que se aclararan "todas las circunstancias" que hacían que el centro tuviera "tasas de mortalidad en Urgencias que duplican" a las de otros hospitales "sin ninguna causa razonable". Sin embargo, el aspecto que a mí me había parecido irrelevante y que a Simancas, en la época indicada, también, ha resultado ser el decisivo. Una vez enterado del who’s who, el posicionamiento inicial del entonces dirigente socialista madrileño cambió radicalmente y su partido, más socios diversos, convertirían en una pugna política un caso que debería haberse tratado únicamente desde el punto de vista profesional.
    La politización más el corporativismo más el avestrucismo ganaron, finalmente, la batalla a la averiguación de la verdad. Por ser más precisos, a su demostración. El Colegio Médico de Madrid encontró "mala praxis" tras un informe pericial. El juez archivó el caso por la imposibilidad de probar, a falta de autopsias, que las dosis excesivas de sedantes causaron la muerte. Ahora, la Audiencia ratifica el archivo, pero además dispone eliminar la referencia a la mala praxis con el argumento de que no ha tenido relevancia penal. La abogada laboralista y comunista, ahora miembro de una Fundación del PSOE –datos obligados en un caso que se ha querido político–, deja con el trasero al descubierto al Colegio Médico y a sus peritos. La noble institución no va a rechistar. Quedan, entre tanta turbiedad, unos datos objetivos y verificables: la mortalidad en las Urgencias del Severo duplicaba, por lo menos, la habitual en centros similares antes de la destitución de Montes; la tasa ha descendido notablemente desde que se le apartara de un puesto –jefe de dicho servicio– que era de libre designación.


    hilarioideas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:18 a. m.

    Hilario,
    Acerca de las cifras de muertes.
    Para comparar entre distintos años no se debe usar el número de muertos, sino de tasa de mortalidad (muertos/atendidos). Por ejemplo, quizá ha podido entrar en funcionamiento un hospital cercano, con lo que el número de pacientes que entran en urgencias lógicamente disminuiría. Si el número de muertos es la mitad de un año a otro, pero se ha atendido a la mitad de pacientes, la tasa de mortalidad es la misma en ambos años.

    Aparte, tras la destitución del doctor Montes, pudiera ser que los enfermos terminales que llegaban a urgencias se derivaran a planta con más celeridad para disminuir la cifras de mortalidad en urgencias. Parece que incluso hubo un enfermo que murió en el ascensor.

    ResponderEliminar
  7. joeeeee, y yo que recalaba aquí huyendo del Hilario...

    ResponderEliminar
  8. Siempre te gustaron las bufonadas
    ahora, apuestas por Zapatero
    eso es una payasada
    te has ganado un cero

    Según por donde entre la raya
    estas con uno o con otro
    hace falta ser canalla
    ¿vas a caballo o en potro?

    izquierdismo de salón,
    oscuro, como tus quinientas noches
    que no quiten la ley del canón

    Mucha , mucha policia
    que persigan al inmigrante
    para iu un parias,parati, un mangante

    No te ira da mal
    si en vez de alternativa
    apoyas a los del gal

    ResponderEliminar
  9. Hilario Ideas12:06 p. m.

    Un hombre que ama a su madre, enferma terminal de cáncer, le provoca la muerte con tal de ahorrarle el sufrimiento de una dolorosa agonía, y para que mantenga la dignidad en la última vuelta del camino, tal como ella le había rogado. Luego, el hombre permanece en silencio durante quince largos años. Y sólo se decide a confesar su acción cuando otro hombre es acusado no de precipitar el fallecimiento de su propia madre, sino el de las madres de los demás. Madres de desconocidos, a las que ni el primer hombre ni el segundo habían consultado para conocer su opinión sobre la forma más digna de dejar de vivir. Madres tan anónimas, prescindibles e insignificantes como el sufrimiento de sus hijos. Unos hijos cuyos sentimientos, por lo demás, tampoco merecen la menor consideración ni al primer ni al segundo hombre.
    El hombre que facilitó la muerte de su madre admira profundamente al segundo hombre, por creerlo responsable de todas esas muertes anónimas, prescindibles e insignificantes de las madres de otros y dice encontrar "atroz e injusto lo sucedido". Porque el primer hombre considera atroz e injusto que las madres de los demás dejasen de expirar súbitamente, contra su deseo y el de sus familiares, cuando el segundo hombre fue apartado a la fuerza de su vera. Pues no otra cosa fue "lo sucedido".
    Quizás el primer hombre considere también atroz e injusta la derogación de aquel célebre decreto de la "muerte piadosa" que firmara Hitler el 1 de septiembre de 1938. Al cabo, el Fuhrer no hizo más que imponer en todas las salas de urgencias de Alemania unos hábitos necrófilos idénticos a los que él prejuzga en el segundo hombre.
    Se echa de menos una reproducción de la no menos célebre carta que recibían las familias de los sometidos a la eutanasia (nacional) socialista. Una que rezaba tal que así:
    Lamentamos informarle que su....... fue trasladado a nuestra institución por orden ministerial e inesperadamente ha muerto el...... de....... Todos los esfuerzos médicos para salvarle han sido inútiles.
    Dada la grave e incurable enfermedad que padecía, su muerte le ha evitado una permanente estancia en nuestra institución y ha significado una liberación. Para evitar epidemias contagiosas, nos hemos visto obligados a incinerar el cadáver inmediatamente.

    No es mala ocasión para hacer una breve reflexión sobre la población, especialmente cuando ciertos ecologistas se plantean (como expresión de su insaciable inquina por el género humano) qué bueno sería para la Tierra que la especie humana se extinguiera. Lo plantean como una extinción voluntaria, pero me temo que la desean como una eutanasia asistida. Hay ejemplos dramáticos de esa actitud antihumana.

    Para más recuelo, nuestro ministro doctor House se nos ha convertido en el ministro eutanasia, con el siempre fácil y sonriente argumento de que la sociedad española demanda una ley en la que se dé carta blanca a la muerte indigna, ejemplo de progreso, modernidad y no se sabe cuántas cosas más. Y si no que se lo pregunten al juramento hipocrático.


    Lo cierto es que un primer informe que alertaba de posibles sedaciones irregulares fue enviado a los juzgados de Leganés y, posteriormente, once peritos del Colegio Oficial de Médicos de Madrid concluyeron en otro dictamen que existieron "múltiples sedaciones dudosas". Al no poderse practicar autopsias, el caso fue archivado puesto que no existían pruebas suficientes. Ese es el quid de la cuestión. Por ello, la Audiencia, con sus dos jueces pro eutanasia, han avalado el auto de archivo eliminando la referencia a la "mala praxis" médica. Sencillamente carece de "trascendencia penal" al no poderse "probar la relación causal por la imposibilidad de exhumar los cadáveres". ¿Es eso eximir de responsabilidad al anestesista sedador que brinda ahora con champán? ¿Tiene alguna autorización familiar autorizando las supuestas sedaciones?
    Seguro que si a Z o a Pepiño se les pone mala la suegra no la llevan a Leganés bajo la supervisión de Montes. O sí, dependiendo de lo hartos que estén de ellas, pero siempre que después incineren rápidamente sus restos.


    Hasta cierto punto uno puede hacer lo que quiera con su vida pero es una mostruosidad que lo pueda hacer con la vida de los demás.

    Un saludo y gracias por facilitarme el derecho a la libertad de expresión.

    "Puede que no esté de acuerdo con su opinión, pero lucharé para que nadie le impida expresarla"
    Hilarioideas@hotmail.com
    MOVIMIENTO LIBERAL

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:17 p. m.

    bonito blog , habra que echarle un vistazo.(me lo manda don ricardo).
    lastima que ande ya enguarrando hilariomalasideas.
    en cuanto a la entrada , pues el objetivo de espe y compañia es privatizar la sanidad en madrid.
    la primera fase ,(desprestigiar la publica) , ya esta cumplida . asi que ahora a esperar que pase el chaparron y en cuanto puedan a dar otro pasico.
    no dimitira nadie ni podremos evitar que lo hagan , sino al tiempo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:05 p. m.

    Ya cansa el tema ese de “la cifra de muertos ha descendido en un 50% desde que no esta el Dr Montes”.
    Voy a poner un ejemplo, a ver si algunos que no se enteran de nada, por fin se acaban enterando:
    SI TRAEN A LOS ENFERMOS TERMINALES A MI CASA,
    SE MUEREN EN MI CASA.
    SI LLEVAN A LOS ENFERMOS TERMINALES
    A CASA DE MI VECINO,
    SE MUEREN EN CASA DE MI VECINO.
    Habia mas muertes en urgencias del Severo Ochoa que en urgencias de otros hospitales, por que en los otros hospitales a los enfermos terminales los subian a planta y MORIAN EN PLANTA.
    En el Severo Ochoa MORIAN EN URGENCIAS PORQUE ESTABAN EN URGENCIAS.
    Despues de cesar al Dr Montes, la comunidad de Madrid OBLIGO AL SEVERO OCHOA A SUBIR A LOS ENFERMOS TERMINALES A PLANTA (para poder decir que desde el cese de Dr Montes bajaron las muertes).
    Logicamente, a partir de ese momento, aumentaron las muertes en planta, y bajaron en urgencias.
    Tambien bajaron las muertes despues del cese del Dr Montes, por que ese año abrieron el hospital de Fuenlabrada y por supuesto, al atender a muchos menos pacientes, hay muchas menos muertes.
    NO HAY QUE SER UN PREMIO NOBEL PARA ENTENDERLO.
    P.D:
    Como ahora en el Severo Ochoa hay muchas mas muertes en planta que hace 3 años (debido a que los enfermos terminales estan en planta), los politicos, especialmente “algunos politicos”, ¿van a acusar a los medicos de planta de asesinar a cientos de personas?
    No me estrañaria nada…………

    ResponderEliminar