14 de enero de 2007

Allí estuvimos



Ayer estuvimos en la manifestación. Muchos motivos podían llevarnos a no asistir pero solo hay uno por el que ir que debería ser el que eliminase las dudas de todas las personas que se llaman demócratas.

Defender la libertade de expresión, opinión, afiliación y afinidad polítca. Libertad incompatible con la existencia de una banda terrorista que asesina a quien consideran sus enemigos, sin mucho criterio para esta consideración más que el de sembrar el terror.

Libertad también incompatible con quienes amenazan a quienes se unan a una manifestación, con quienes quieren imponer su razón por encima de todo, con quienes vetan a otros en la llamada unidad por su ideario político, con quienes desacreditan las opiniones ajenas sin base política alguna.

En mi humilde entendimiento, la paz, la que yo quiero y defiendo, incluye la libertad, por tanto no entendí demasiado las peticiones del PP de hacerlo explícito. Sin embargo, y una vez más, todos los que no somos ellos hicimos un ejercicio de tolerancia y se inclúyó la palabra libertad en el lema, incluso la palabra vida, que ya puestos digo yo que se podía haber incluido, fraternidad, solidaridad, igualdad y un sinfin de buenas palabras.

Aún así no acudieron, y yo ahora me pregunto que significa libertad para ellos, porque el señor Bermejo, portavoz del grupo popular de la aldea gala, rogaba que se incluyera, incluso se preguntaba que daño se hacía con esa palabra, finalmente no le vi por allí, ojalá y asistiera.

Por otro lado es lógico que alguien que censuaría a según que grupos musicales, que se ponga como se ponga han sido absueltos por los tribunales en varias ocasiones de las acusaciones en las que se justifica su petición de censura, o que se dedica a tildarnos a algunas personas de proetarras por discrepar con sus ideas políticas, no le guste la palabra libertad en su amplio significado, sino sólo en el que él y sus compañeros de partido entiendan, ese que tiene más que ver con el liberalismo que con la libertad.

A ver cuando se promueve por la Real Academia de la Lengua algún tipo de encuentro entre políticos que permita unificar definiciones en torno a algunas palabras como libertad, democracia, paz, manipulación etc...

Solo cuando sepamos que hablamos de lo mismo cuando utilizamos algunas palabras, creo que seremos capaces de entendernos, ¿o es que hay alguien que no quiere entender ni hacerse entender ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada