28 de enero de 2007

Que no hay acuerdo, que no

Como militante responsable de Izquierda Unida, aunque he sido y soy crítica con la dirección de IU-CM, he evitado hasta la fecha hacer pública mis opiniones y valoraciones sobre lo que se llama la crisis de IU-CM.

Siempre he pensado que estas cosas se dicen en los órganos de dirección y en los entornos de la militancia, no en los medios de comuniciación. Creo que el sector al que he venido apoyando desde la asamblea regional, y algunos otros con los que hemos compartido la necesidad de dar un cambio a la organización regional, hemos sido respetuosos, hasta donde se ha podido, con este principio.

Sin embargo, el candidatable que no candidato, y en especial su adjunta de comunicación , tienen un master en filtraciones, impartido por el secretario de formación regional. Por desgracia centrando sus relaciones en medios de la derecha más rancia como el mundo y el abc, lo cual es una pena porque ese trabajo de contactos podría usarse para difundir nuestra política y no nuestras miserias.

En esta práctica suya de llamar a la prensa antes de a los que somos compañeros se repite en estos días cuando hacen público un "acuerdo" que según ellos zanja la crisis en Madrid, por desgracia, los acuerdos se deben hacer con las partes en discordia porque de no ser así no son válidos. Como ésto queda muy bien expresado en el comunicado hecho público por los recurrentes no me detengo más en el tema.

Terminar estas bonitas palabras defendiendo una vez más, la sana voluntad de quienes nos oponemos a los métodos que hoy gobiernan IU-CM de cambiar una organización para hacerla más coherente con sus principios, más útil para la ciudadanía, más de izquierdas y más limpia. No debemos estar tan equivocados y equivocadas cuando la derecha teme que cambien las tornas en IU, si no leean.

3 comentarios:

  1. Resistir o dedicarnos a la cosecha de caracoles es lo que queda.

    Yo sólo pido coherencia con lo defendido públicamente y no cambiar cromos y puestos como si la militancia y los simpatizantes fueramos lelos.

    Animo, que no hay pérez que cien años dure, ni organización que lo resista.

    ResponderEliminar
  2. Izquierda Unida va camino de su autodestrucción. Nunca he visto a un partido hacerse tanto mal a sí mismo.

    Una cosa es el debate interno que es necesario y otra muy distinta el desorden, la falta de organización, la ausencia de un líder y, en definitiva, un proyecto que no merece confianza.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:54 p. m.

    Haría mucho mal a la izquierda en general, y a IU en particular presentar dos lisas, o no presentar ninguna, y más en una ciudad y comundad como Madrid. El desorden es escandaloso para los que seguimos estas noticias con interés, pero para el ciudadano de a pie apenas es perceptible, con lo que aún se pueden salvar los muebles, si se presenta una candidatura aceptable.
    Aún así, creo que la experiencia de IU en otras ciuddades es un valor a tener en cuenta, y un proyecto que, por lo menos, merece la confianza de algunos municipios importantes en este país. Suerte con el lío.

    ResponderEliminar