29 de enero de 2007

Maruja Torres contra los Blogs

En el país semanal de pasado domingo, la señora Maruja Torres decide dedicar su columna semanal a arremeter contra las personas que editamos blogs, con tan mala leche que cuesta entender el motivo de su odio.

La misma mala lecho o más de la que ella acusa a los editores de blogs de soltar en internet, porque hay que tener mala leche para decir que ... "bien podemos decretar que navegamos entre las ruinas de determinadas inteligencias"

Pero no sólo le molesta a la señora Torres que tengamos mala leche y demostremos que nuestras inteligencias están en ruinas sino que además considera que en estos de los blogs, lo que se mueve son los egos de sus editores, hasta el punto que "si un día entran en colisión, no vamos a necesitar el Apocalipsis. Implosionaremos por una saturación de fuentes o una congestión de párrafos destinados a glosar eso, los escombros de las mentes de los bloggers y muchas de sus miserias."

Llegados a este punto del artículo mi nivel de indignación era mayusculo porque esos dos análisis que realiza sobre la blogosfera son idénticos a los que a mi me sugiere su columna cada domingo, y me pregunto ¿por qué ella puede derrochar ego e inteligencia en ruinas y el resto no?

Y encuentro la respuesta en los párrafos siguientes en los que salva de la quema a un blog editado por Matías Vallés , y aquí se me aclara la mente. Maruja no tiene un problema con la calidad de los escritos, ni los niveles de inteligencia, ni con los egos aireados en la red, tiene un problema con los aficionados que, gracias a internet, tenemos la misma autoridad para verter opiniones que ella misma, aunque no cobremos un sueldo por ello, ni encontrásemos medio escrito que nos publicara.

Llegados a este punto, solo me queda lamentar que alguien supuestamente apasionada de las letras, le parezca mal que los iletrados practiquemos este arte como afición sin más pretensión que compartir, con quien tenga interés en buscar en esta inmensa red, nuestras reflexiones, críticas, cuentos, poesías o lo que se nos venga en gana.

Por suerte, no todos los periodistas son iguales, y en ese mismo dominical paso la página y encuentro un gran artículo de Javier Cercas que espero Maruja haya leido, sobre todo la parte final, en la que recoge en palabras de Alaiz esta inteligente afirmación "no es el hombre quien ha de hablar como un libro abierto, sino el libro abierto quien ha de hablar como un hombre."

26 comentarios:

  1. Bravo, no se puede decir más claro. No he tenido la ocasión de leer el citado artículo, pero de ser así tampoco me sorprendería mucho. Si algún periodista consagrado tropezara con su ego, caería desde una altura tal que fallecería irremisiblemente defenestrado.
    Seguramente la sra. Torres aunque de puertas hacia afuera pueda parecer que simpatiza con el vil populacho, le debe dar náuseas su cercanía (al menos intelectivamente hablando).

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:14 a. m.

    Hola,

    nos gustaría poder publicar tu artículo en laRepublica.es. He intentado ponerme en contacto contigo pero no he encontrado la forma.

    Si te parece bien, dimelo ¿vale? Mi correo es

    javier.parra@larepublica.es

    Salud.

    Javier Parra

    ResponderEliminar
  3. federico sánchez11:29 p. m.

    Lo único malo de sus comentarios es que, después de leerlos, uno casi se cree en la obligación de leer el artículo de doña Maruja. Menudo trance.

    ResponderEliminar
  4. Es que Maruja no ha leido tu blog, sino tambien lo salvaria de la quema :)

    ResponderEliminar
  5. Muy bien dicho lo dicho, muy bien explicado lo dicho ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  6. A mí, Maruja Torres, en sí, me mola. Siempre me recordó a la hermana de la peluquera de un pueblo cualquiera de Toledo, a la amante garrula de mi tío el viudo, a la menopaúsica de somnífero y vibrador a pilas alcalinas, a la Sofía Loren de barra (del Bar Pepe, por ejemplo), a la tía abuela que se fue a vivir al París de los sesenta y vino con herpes hasta en los sobacos [...] elirracional.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:04 a. m.

    conoci a maruja torres cuando las largas y duras huelgas del bajo llobregat, al pié del cañón con la noticia al lado de los obreros,franco aun vivia...ha estado en muchas guerras y ocupaciones, recuerdo panamá.Ninguno de vosotros le llegareis jamas a sus talones en cuanto a periodismo se refiere, en una cosa os doy la razón hay foros y foros, no se pueden meter todos en el mismo saco.Saludos.

    Curro de currante.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:24 p. m.

    Yo creo que Maruja Torres se refería -sin citar- a un blogg bien determinado. Si ella no dio el nombre exacto no lo voy a dar yo pero te aseguro que leyendo sus palabras sentía como si Maruja Torres estuviera transcribiendo lo que en muchos momentos habías pensado yo delante de esos textos. Y de veras, cuando utiliza las palabras de Gil de Biedma (...navegamos) no anda mal encaminada. En fin, siento que se hayan interpretado así las palabras de Maruja Torres.
    Y no, a Maruja no le "dan náuseas la cercanía del populacho". Hablar así dice muy poco de quien lo hace

    ResponderEliminar
  9. Lefilsaupont3:13 a. m.

    Corrección: El artículo final pertenece a Javier Marías. ¿Me habré aproximado con este comentario al "arte de escribir sin arte"?. Saludos a todos y todas (o viceversa).

    ResponderEliminar
  10. He visto un par de comentarios de personas que parecen amigas, buenas amigas de Maruja, me alegro que tenga tan buenas amigas, pero, no cambia el sentido de sus palabras, ofende con lo escrito, y da sensación de clasista en cuanto a los que pueden y no escribir. No pretende competir con ella como periodista, no lo soy ni aspiro a serlo, pero no creo que el ser una curranta, escritora, peridodista o limpieadora de derecho a ofener al populacho. Insisto, creo que Maruja debe alegrarse por tener cerca personas que la defienden, pero no encuentro en vuestras palabras justificación a las suyas. Para el último post, juraría que es Javier Cercas, volveré a comprobarlo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3:11 p. m.

    Maruja Torres estara siempre en contra de todo aquello que ella no dirija y controle, se siente superior al resto de los humanos y para intentar humillanos nos trata con desprecio y con una malaeducacion que asombra..su lengua de vibora salpica veneno en la mayoria de los comentarios que hace.Sencillamente no me gusta y prefiero ignorarla y no leer nada suyo no sea que me contagie alguna enfermedad.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7:40 p. m.

    Nunca me entusiasmó. Pero ahora hace mucho que no me gusta.
    Generalmente los empiezo, el último Beirut, y los dejo.
    No me convence y la noto soberbia y por encima.

    ResponderEliminar
  13. Maruja Torres, es el prototipo de escritora "progre", todo lo que no entra dentro de su pensamiento único, es digno de arremeter. Esta señora es una radical lo que yo no acepto roza el absurdo, piensa ella. Y se le llena la boca al hablar de respeto... Menuda ignorante, pienso yo

    ResponderEliminar
  14. Maruja Torres, es el prototipo de escritora "progre", todo lo que no entra dentro de su pensamiento único, es digno de arremeter. Esta señora es una radical lo que yo no acepto roza el absurdo, piensa ella. Y se le llena la boca al hablar de respeto... Menuda ignorante, pienso yo

    ResponderEliminar
  15. Maruja Torres, es el prototipo de escritora "progre", todo lo que no entra dentro de su pensamiento único, es digno de arremeter. Esta señora es una radical lo que yo no acepto roza el absurdo, piensa ella. Y se le llena la boca al hablar de respeto... Menuda ignorante, pienso yo

    ResponderEliminar
  16. Maruja Torres, es el prototipo de escritora "progre", todo lo que no entra dentro de su pensamiento único, es digno de arremeter. Esta señora es una radical lo que yo no acepto roza el absurdo, piensa ella. Y se le llena la boca al hablar de respeto... Menuda ignorante, pienso yo

    ResponderEliminar
  17. Qué poco acertada estás, Maruja Torres, cuando hablas de La Marsellesa. Son tantos tus desaciertos que siento una decepción muy grande. Seguramente, de tanto escribir se te hayan emborronado las ideas. Lo siento, Maruja, allá voy.
    Empiezo por lo más gordo, Maruja, por lo más gordo. Bien es verdad que La Marsellesa es —fue— un canto a la libertad y que se te eriza el vello cuando la escuchas en Casablanca, pero está llena de barbaridades. Una de ellas —la más grave, quizá— es la causa de los abucheos en los estadios. “Qu’un sang impur abreuve nos sillons!” no sólo alienta a derramar sangre impura sino a utilizarla como fertilizante en los campos. No cabe mayor falta de amor, respeto y desaliento. Y hablando de amor, “La Marsellesa es otra cosa, la más bella canción de amor de largo aliento”, dices, Maruja. Ni una brizna de amor, Maruja, ni una brizna; más bien todo lo contrario, Maruja. Cuando dices largo aliento, ¿quieres decir mal sabor de boca, Maruja? Y si esto es grave, lo que sigue me deja triste, muy triste. Te pasas, Maruja, te pasas o no llegas. Brassens, Brel, Ferré, Gainsbourg nunca escribieron canciones de amor sino de desamor. No eran tan cursis como para hacerlo. A quienes nos gustaban —y nos gustan— estos poetas huíamos como del diablo de lo que llamas canciones de amor francesas. Y qué tendrá que ver Sarkosy con su decadencia, Maruja, qué tendrá que ver. Y qué tendrán que ver Le temps de cérises, Plasir d’amour o Un tranvía llamado deseo con La Marsellesa.
    Maruja, ¿sabes qué es lo más angustioso de todo lo que cuentas? Pues que si La Marsellesa es una canción de amor, ¿qué son quienes la abuchean?

    ResponderEliminar
  18. Pues yo acabo de escribir un artículo en mi Blog elobservadorsolitario.blogspot.com,en el que entrelazo el Bus Ateo, con la novela premiada de Maruja Torres y unas fotos de cuando me ocupé de la imagen de Terenci Moix (en una está sentado sobre un enorme muñeco de Dios) en el programa "Más estrellas que en el cielo" de TVE. Espero que a Maruja Torres no le moleste... Carlos M.

    ResponderEliminar
  19. Error: El artículo en el que aparece Maruja Torres no lo colgaré en me blog hasta el 17 de enero.

    ResponderEliminar
  20. Cada día alucino más con el clasismo, elitismo y falta de visión de mucha gente de la supuesta "ola cultural" de España.

    Verguenza ajena.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo2:18 a. m.

    Cámbiate las lupas Maruja.
    Raúl castro se paseó por España y Garzón no se enteró.

    ¿Extrema derecha dónde?.
    Pesada, indigesta, repulsiva, fea

    ResponderEliminar
  22. Anónimo11:18 a. m.

    Vcikie

    HOY MARUJA TORRES ANUNCIA LA CREACIÓN DE SU BLOG EN EL PAÍS, ADEMÁS JUSTIFICA SU CREACIÓN.
    Bueno, supongo que habrá unas personas más coherentes que otras...

    ResponderEliminar
  23. Anónimo10:35 a. m.

    Maruja Torres clava como nadie en la vileza y falsedad de lo que toca su afilada grandeza justiciera. Se dice "que quién se pica es porque ajos como" así que: analisen su dieta antes de vomitar lo que no digieran bien sobre el libre criterio de opinar que tiene la señora Maruja.

    ResponderEliminar
  24. Desde luego viendo el comentario que haces, sobre el artículo de Maruja Torres, solo tiene dos opiniones: o que no has leido el artículo (que creo es lo más probable) o que tu forma de entender la realidad, está desviada o un poco distorsionada. Maruja Torres es una persona, que en su dilatada carrera como escritora y columnista, ya quisieran muchos mequetrefes y papahostias de éste nuestro pais. Lo que ocurre es que generalmente, las mentes de algun@s, no están capacitadas para digerir la claridad de ideas que ella traslada a lo que escribe. Más objetividad y menos pajas mentales.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo7:38 p. m.

    He estado leyendo el blog de maruja torres y es lamentable comprobar cómo ha cortado, por lo sano, con unos comentarios de sus lectores en el mes de agosto y cómo ha vapuleado a otra persona por un "gracias" hace unos días. ¿Tendrá una vena de fasciocenosora?...Si no vuelve a cortar por lo sano todavía se puede leer ésto último que expongo aquí en su blog. Decepcionante.

    ResponderEliminar